Sentado en una de las bancas que tiene en su rancho Los Tres Potrillos, Vicente Fernández contempla el lienzo charro que tiene a un costado, del otro lado se encuentran las caballerizas.

Admira lo que hay a su alrededor, sin dejar de sonreír. Es feliz estando en casa.

Aunque sigue con algunos achaques de salud, sobre todo de sus rodillas, ‘El Charro de Huentitán’ es positivo y fuerte.

Cumplirá 77 años el viernes y no se arrepiente de haberse despedido de su público a tiempo.

“Lo que yo quería era no aguantar, quería que todo mi público que tanta confianza le dio a mi carrera de tantos años nunca fuera a pensar ‘No, pues Chente ya ni puede subir al escenario’. Yo quise despedirme y que mi público me oyera cantar como al principio de mi carrera”, comparte Vicente.

El intérprete de ‘Para Siempre’, ‘El Rey’ y ‘Acá entre Nos’ goza la actividad en su rancho; fueron más de 50 años en los que entregó el alma a su carrera y ahora tiene la oportunidad de no vivir bajo ningún tipo de presión laboral.

“Yo soy muy feliz, como soy ganadero, me gustan mucho los caballos. Mi gusto es levantarme temprano, ir a ver qué yegua parió o cuántas vacas parieron, ¿qué fue?, becerra, becerro, potranca o potrillo, y esa es mi diversión aquí; no me enfada, es mi vida”, platica el papá de Vicente, Gerardo y Alejandro Fernández.

“Yo decía: ‘A Cuca (su esposa), terminando, la voy a traer por todo el mundo’. Pero pues si voy a descansar, que ella se vaya a Europa con sus nietos, a donde quiera ir, para eso trabajé, pero a mí que no me saquen de mi rancho (…). Volver a los escenarios sería faltar a mi palabra”.

¿Y la música?

Cada vez que Vicente Fernández sale a la calle o revisa algunos mensajes en sus redes sociales, el público le pide nuevos discos.

“Aquí me meto a mi estudio y grabo 10 canciones o 12 de seguido; además posiblemente quiera dejar un récord: el día que Dios me recoja, que haya canciones hasta para regalar”, confiesa el cantante que tiene más de 100 álbumes.

Político, no

Entre risas, el cantante recuerda que siempre en su carrera se le preguntaba sobre la posibilidad de incursionar en la política, por todo el amor que profesa por México, pero él siempre fue tajante con esa idea.

“Lo haría por defender a mi país o a mi pueblo, pero mientras los políticos no canten, yo no me meto en la política”, explica Chente, quien formó parte de la campaña a la presidencia de Estados Unidos de Hillary Clinton.

FUENTE: Daniel Garibay/Agencia Reforma